El arte de las palabras llega a los concellos gallegos

junio 13, 2015

Al igual que un carpintero se gana la vida trabajando con la madera, un ganadero cuidando a su ganado y un hostelero dando a sus clientes la mejor de las atenciones, en Eloqüencia nos ganamos la vida trabajando con las palabras. Somos apasionados de las palabras. Las mimamos desde el momento en el que se conciben, las pulimos para que resulten lo más creibles y convincentes posibles y, por supuesto, hacemos que la persona que las pronuncia trasmita seguridad y credibilidad. En Eloqüencia trabajamos con algo perfectamente tangible, aunque nuestro producto no se pueda tocar, sólo ver y escuchar.

Aunque hoy en día comunicar bien es de vital importancia en todos los ámbitos profesionales (emprendedores, abogados, informáticos, profesores y un largo etcétera de profesiones ganarán enteros si son buenos comunicadores), hay un ámbito en el que la palabra cobra una importancia extrema: la política.

Un político no tiene solo que gestionar bien el dinero de todos, sino también saber transmitir, explicar, ilusionar. Es por ello que, desde que abrió la escuela, hace ya año y medio, muchos de nuestros alumnos vienen del mundo de la política.

DSC_4178

Hoy se han constituido los ayuntamientos después de las elecciones municipales del pasado 24 de mayo. Independientemente de los cambios políticos, hay una tendencia que se empieza a notar en los concellos de Galicia: cada vez nuestros concejales se preocupan más por saber comunicar bien.

Nos alegra muchísimo que dos de los nuevos alcaldes de Galicia (una alcaldesa y un alcalde, para ser más precisos) sean alumnos de Eloqüencia. Nos sentimos tremendamente orgullosos. Pero es más: también pasaron por nuestra escuela tres futuros tenientes de alcalde y otros cinco concejales de todas partes de Galicia. Habrá concejales eloqüentes en municipios gallegos de no más de 2.000 habitantes, pero también en más de una de las siete ciudades. Estamos seguros de que lo aprendido en nuestra escuela se reflejará en los plenos. ¡Mucha suerte a todas y a todos!

Autor: